viernes, 13 de febrero de 2009

MANIA

¡Bravo río, bravo!

El río y sus conversaciones muertas, el cielo sereno, el sol que vive preso en la rutina del amor.
¡Bravo río, bravo! como me sirven tus consejos, esos para no sentirme vivo. Suelen ser tus puestas las que me niegan de ella un beso. Mi boca apacible, tus nubes sin verme, llevándome a donde partes en cada mirada incierta.
Lejos, mil veces lejos de ella. De ella que hirió mi prosa, mato mi verso, se posó en la ventana de mi sonrisa con cuchillo en mano.
¡Bravo río, bravo!, haz hecho cuanto puedes. Una bramante luz celestial me teje el camino...hacia algún confín de la tierra. El cuerpo de un hombre en el río, con su esencia en pleno vuelo buscando la paz en un volar eterno.

-mania-
Nuevo Laredo, Tamaulipas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada