viernes, 13 de febrero de 2009

VICENTA CUELLAR

LA CRECIENTE
La creciente impetuosa se aproxima. Sus aguas cristalinas, se vuelven pardas con un fétido olor a podredumbre; se oye el estrépito alarmante, ya llega, va hinchando su caudal el río.
Un principio de caricia va deshaciendo presto sus terrones, convirtiéndose en amenaza horrenda. Abre surcos implacables, brama como el toro en medio del ruedo, esperando la ocasión propicia para hundir los cuernos en la ijada.
Da rugidos de alegría como feroz tigre, cuando abre las entrañas de su victima y saborea su carne aun caliente.¿Quien podrá con su coraje, si con lujo de fuerza ya nos vence? El hombre es incapaz de detener la afluencia de sus aguas y huye del lugar horrorizado, dejando su pasado. Ya se adueña de la mitad del pueblo la creciente como infernal espíritu. Ya se adueña de mis pasos que lentos buscan fundar otra ciudad.

Vicenta Cuellar
Casa Club del Adulto Mayor
Comerciante
Nuevo Laredo, Tamaulipas
(ahora se encuentra en visperas de concluir sus estudios de educación primaria)

Comentarios: mujeresdetinta@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada